Solo para auténticos apasionados del fútbol

La pasión por el fútbol supera en España al fútbol mismo, y al parecer alguien ha decidido que el público aficionado no queda suficientemente satisfecho con ver todos los partidos que se disputan, incluidos los de tercera regional, o leer el análisis con que tras cada encuentro los canales de televisión deleitan al espectador en cualquier franja horaria, sino que ahora las editoriales quieren meterse también en el ajo y contar la faceta menos conocida de los equipos, los jugadores y hasta los representantes de los jugadores (hace solo unos meses, también corregido por Conbuenaletra, La Esfera de los Libros publicó Mi árbol de Navidad, donde Carlo Angelotti describía con pelos y señales su sistema de juego y entrenamiento en el Real Madrid).

En el caso que nos ocupa la cosa va tal que así: "Usted que flipa con los goles de Cristiano Ronaldo, descubra ahora qué hay detrás de esa fachada engominada: cómo CR7 ha llegado donde está, quién ha logrado que este humilde chaval sea una estrella del fútbol mundial, y, ya de paso, ¿no se ha planteado usted la posibilidad de iniciar su carrera como representante de futbolistas? En este libro le damos todas las claves". Porque si detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer (frase viejuna y casposa donde las haya), sepan que detrás de un gran futbolista siempre hay un gran representante.

El libro, prologado por Cristiano Ronaldo (sic), desmonta (solo en parte) la imagen que de estos profesionales tiene el espectador medio: tipos con un pasado cuando menos turbio, vestidos con trajes mafia style, y que se reúnen siempre en restaurantes, de noche, para negociar contratos (¿no tienen oficina?). Jorge Mendes se ajusta en parte a este patrón, a pesar de los esfuerzos que para desmontarlo han hecho los autores de La clave Mendes, dos periodistas de laSexta Deportes, recurriendo a todos sus representados, principalmente futbolistas pero también algún que otro entrenador, casi todos ellos portugueses, para que cuenten en sus páginas las bondades del más importante de los representantes del fútbol actual. Mendes relata cómo empezó en el negocio, las horas que dedicaba a pergeñar cómo podría hacerse rico en el mundillo del balompié, mientras esperaba a los clientes detrás del mostrador de su videoclub, su primer y exitoso negocio. Y así, poco a poco, recorriendo miles de kilómetros en su coche para entrevistarse con directivos y jugadores, logró Mendes hacerse un hueco. En coche y también hablando por teléfono; resulta que Mendes es un portento con los móviles, los maneja de dos en dos y no tiene problema en mantener varias conversaciones al mismo tiempo. Ah, y nunca deja una llamada sin respuesta, algo que valoran mucho sus representados. Dicen sus jugadores que Jorge es un padre o un hermano para ellos, que confían plenamente en sus dotes negociadoras y que harían cualquier cosa por él, tal es el grado de amistad que alcanza con sus clientes. La palabra que más usan para describirlo es "fenómeno", y Mendes, por su parte, hace gala de gran humildad y sencillamente recurre a su lema vital: "Nada es imposible". Al final tanto halago resulta cansino para el lector, pero si usted, querido amigo, desea dedicarse a la representación profesional de futbolistas, está obligado a leer este libro.

Escribir comentario

Comentarios: 0